Causas de la pielonefritis

Micrografía electrónica de baja temperatura de un grupo de la bacteria E. coli, magnificado 10.000 veces. Cada bacteria individual es de forma oblonga.

La infección del riñón normalmente se produce cuando las bacterias entran en el tracto urinario a través del tubo que transporta la orina de su cuerpo (uretra) y comienzan a multiplicarse. La principal bacteria responsable es la Escherichia coli.

Normalmente, cuando la orina sale de los riñones, limpia los uréteres y evita que las bacterias se acumulen. Los factores que aumentan el riesgo de una infección del riñón incluyen: 1

  • Anatomía femenina. Las mujeres tienen un mayor riesgo de infección en los riñones que los hombres. La uretra femenina es considerablemente más corta que en los hombres, con lo que las bacterias pueden llegar a la vejiga de manera más fácil. Por si fuera poco, el hecho de que la uretra esté cercana a la vagina y el ano hace que sea más fácil que las bacterias entren en la vejiga. Una vez en la vejiga, una infección puede llegar a los riñones.
  • Embarazo. El embarazo asimismo puede hacer presión sobre la uretra y poner bajo riesgo de pielonefritis.
  • Actividad sexual. El sexo o bien tener una nueva pareja sexual puede acrecentar el peligro.
  • Antecedentes familiares. Hay un mayor peligro si tiene familiares próximos con infecciones urinarias usuales.
  • Obstrucción en el tracto urinario. Cualquier cosa que impida el flujo de orina o reduzca la capacidad de vaciar absolutamente la vejiga, como una piedra en el riñón, anomalías estructurales en sus vías urinarias o bien, en los hombres, agrandamiento de la próstata, puede acrecentar el peligro de infección en los riñones.
  • Sistema inmunológico debilitado. Las enfermedades que afectan el sistema inmune, como la diabetes y el VIH (SIDA), aumentan el peligro de inflamación de los riñones. Ciertos fármacos, como los que se toman para prevenir el rechazo de órganos trasplantados, tienen un efecto afín.
  • Daño a los nervios de la vejiga. El daño a la médula espinal puede bloquear la sensación de una infección de la vejiga, con lo que podría extenderse hasta los riñones.
  • Empleo prolongado de un catéter urinario. Los catéteres en la vejiga se emplean para drenar la orina. Es posible poner un catéter urinario a lo largo de y tras algunos procedimientos quirúrgicos y pruebas diagnósticas.
  • Reflujo vesicoureteral. Es una condición que hace pequeñas cantidades del flujo de orina fluya en la dirección contraria (desde la vejiga a los uréteres). Aquellos con con reflujo vesicoureteral pueden contraer infecciones urinarias usuales en la niñez y tienen un mayor peligro cuando son adultos.

Las bacterias de una infección en otras partes de su cuerpo también pueden diseminarse a los riñones por el torrente sanguíneo. Es rara una infección renal causada por esta ruta, pero puede ocurrir en algunos casos – por ejemplo, si un objeto extraño, como una articulación artificial o una válvula cardiaca, se infecta. En raras ocasiones, puede producirse pielonefritis de la cirugía renal.

Causas de la pielonefritis crónica

Cualquier anomalía o estrechamiento del uréter puede permitir que las bacterias se acumulen e infecten los riñones. La pielonefritis crónica se observa con mayor frecuencia en pacientes con anormalidades anatómicas subyacentes que les predisponen a las infecciones en las vías urinarias y los riñones.

Recursos externos

Referencias

  1. Scholes, D; Hooton TM; Roberts PL; Gupta K; Stapleton AE; Stamm WE (Enero de 2005). “Risk factors associated with acute pyelonephritis in healthy women”. Annals of Internal Medicine 142 (1): 20–7. doi:10.7326/0003-4819-142-1-200501040-00008. PMID 15630106.