Pielitis

La pielitis es la inflamación de la pelvis renal. La pelvis renal es el área en el centro del riñón que recoge la orina y la drena al uréter. Tiene una forma parecida a la de un embudo.

Puede ocurrir de repente o puede desarrollarse gradualmente. Es una enfermedad bastante común que por lo general se puede diagnosticar y curar sin gran dificultad. El tratamiento oportuno y eficaz es necesario para evitar la propagación de la infección y el desarrollo de pielonefritis.

Síntomas

Los pacientes con pielitis con frecuencia desarrollan:

  • Fiebre leve
  • Dolor de espalda
  • Micción frecuente

En los casos graves, algunos pacientes pueden desarrollar dolor extremo en el abdomen, y su orina puede parecer oscura debido a la presencia de glóbulos rojos. La orina de los pacientes también puede ser ácida, y la proteína puede estar presente.

Causas

La pielitis generalmente es causada por bacterias como el E. coli o (menos frecuentemente) estreptococos o estafilococos, que pueden invadir los riñones a través de la sangre. Hay varios factores que pueden conducir a la pielitis:

  • Anatomía femenina. la uretra es más corta en la mujer que en el varón. Esto favorece la entrada de las infecciones ascendentes desde el exterior en la vejiga.
  • Infecciones de las vías urinarias no tratadas, en su mayoría causadas por bacterias y enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea.
  • Obstrucción en el tracto urinario. Cualquier obstrucción urinaria, como una piedra en el riñón, puede aumentar considerablemente las posibilidades del desarrollo de la pielitis. Cualquier obstrucción en el uréter puede limitar o bloquear el flujo de orina, la orina por lo tanto se retiene en la pelvis renal y los resulta en la irritación y la inflamación.

Complicaciones

Cuando la pielitis avanza a la pielonefritis, los pacientes afectados pueden sufrir escalofríos, dolor de espalda, fiebre, vómitos, dolor al orinar, y náuseas. En casos raros, infección del riñón puede propagarse a la sangre y causar sepsis. La sepsis es una condición potencialmente mortal y necesita ser tratada con prontitud.

La pielonefritis en su forma crónica es una enfermedad sumamente incapacitante, en el que el daño a las células del riñón puede conducir a insuficiencia renal crónica.

Diagnóstico

El diagnóstico se hace a menudo a través de un examen físico, revisión de la historia médica del paciente y con el uso de las pruebas de laboratorio.

Cuando la orina de un paciente se examina, generalmente aparece turbia. Los glóbulos blancos y en raras ocasiones, los glóbulos rojos, pueden estar presentes.

Tratamiento

El tratamiento a menudo depende de la causa de la pielitis:

  • Piedras en el riñón. Si se encuentra una piedra en el riñón, a menudo se aborda con medicamentos, y, a veces, cirugía.
  • Infecciones de las vías urinarias. Cuando la infección es la causa principal, generalmente se administran antibióticos para detener la infección. Estos pacientes también se les aconseja beber abundante líquido y tener suficiente reposo en cama.

Prevención

La pielitis puede prevenirse mediante el tratamiento oportuno de las infecciones del tracto urinario. Una buena higiene personal y beber muchos líquidos también puede ayudar a prevenir la pielitis.